Igualdad en Rivas: la riqueza del trabajo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
RentaPortada

Leire Olmeda

¿Es Rivas Vaciamadrid un municipio “de ricos”? Es frecuente para las personas que vivimos en la ciudad escuchar, cuando hablamos del barrio, eso de que en Rivas son todo ricos que viven en chalets e incluso aún se arrastra esa percepción de los años 90 de cuando las “urbanizaciones” era ese concepto que nos sonaba a calle privada.

Es cierto que la renta media de Rivas es superior a la de otros municipios madrileños trabajadores, pero en este artículo vamos a poder destacar que aún así Rivas forma parte de ese grupo de municipios compuesto por hombres y mujeres trabajadoras que mayoritariamente sacan adelante sus proyectos de vida con su esfuerzo. Y también veremos que lo hacen, además, dentro de un municipio en el que la lucha contra la desigualdad es un objetivo primordial, aspecto que se puede ver reflejado en un dato importante para entender este trabajo: la igualdad en nuestra ciudad es mayor que en la mayoría de ciudades de alta renta de la región.

Veamos los datos de los municipios madrileños de más de 50.000 habitantes a partir de los datos que publica la Agencia Tributaria en su Estadística 2019 del IRPF por municipios (para una mayor definición, invitamos a leer la nota metodológica – enlace):

De rentas medias y rentas desiguales
En este primer gráfico vemos la base liquidable media en los distintos municipios. Entre los 17.300 euros de Parla y los 59.000 euros de Pozuelo de Alarcón, Rivas se encuentra a medio camino con casi 27.000 euros de renta media. Vemos cómo se establecen dos grupos de municipios. Por un lado aquellos que tienen una renta inferior a 30.000 euros (incluyendo a Madrid, con una renta de 30.400 euros) y por otro, aquéllos con una renta superior a los 40.000 euros. Con más de 10.000 euros de “salto”, podemos diferenciar a Pozuelo de Alarcón, Boadilla del Monte, Alcobendas, Majadahonda y Las Rozas.

Como ya sabemos, el valor medio no indica la situación de toda la población estudiada. Por ello, el siguiente gráfico muestra la distribución de la población de los municipios entre los distintos tramos de renta (ordenados por la proporción de declarantes de menos de 6.000 euros anuales). Rivas es el quinto municipio con menor porcentaje de población con menores ingresos. Nuevamente podemos ver un salto que diferencia a Boadilla, Pozuelo, Las Rozas y Majadahonda del resto de municipios, encabezados por Rivas Vaciamadrid respecto a menor proporción de población con rentas inferiores a 18.000 euros. Casi el 60% (58.8%) de las rentas de Rivas se encuentran entre los 18.000 euros y los 60.000 euros, siendo el municipio madrileño con mayor proporción de rentas medias o, dicho de otra manera, el municipio con menor proporción de rentas extremas (tanto altas como bajas).

Una vez visto cómo se distribuyen las rentas dentro de los municipios, será interesante conocer cómo es, según el municipio, el grupo de declarantes de más de 60.000 euros -sin límite superior- que en Rivas suponen el 7.3% de las vecinas y vecinos, en Parla el 1.5% mientras que en Pozuelo son una de cada cuatro personas. En este caso, aún teniendo en cuenta que probablemente el valor más correcto sería la mediana (como indicamos en el apartado de notas metodológicas) por el plausible desvío de la información por casos extremos, tenemos 3 grupos claros de municipios. Por un lado, Pozuelo y Alcobendas, en las que las rentas altas suponen una parte importante de la población y tienen unas rentas medias superiores a 150.000 euros. Por otro lado, los municipios en los que la renta media de las rentas superiores se encuentra entre los 100.000 y los 150.000 euros. Finalmente, en la mayoría de los municipios la renta media de las rentas más altas se encuentra por debajo de los 100.000 euros y que además suponen un pequeño porcentaje del total de la ciudad. Esto, obviamente, no excluye que en cualquiera de estos municipios pueda haber personas concretas con rentas mucho mayores a estos baremos.

Si queremos conocer con mayor detalle cómo se reparten las rentas por la ciudad, es aconsejable acudir al Atlas de Distribución de Renta de los Hogares que publica el INE y que nos ofrece, entre otros indicadores, la renta mediana de cada sección censal. Como se indica en la nota metodológica, la mediana es un mejor indicador que la media porque es menos sensible que la media a los datos extremos.
Este primer gráfico sobre secciones censales representa las secciones censales de cada municipio. El “bigote” inferior representa el primer 25% de las mesas, las que tienen menor renta mediana. La parte inferior de la caja representa al siguiente 25% (segundo cuartil) y el otro 25% siguiente se encuentra representado en la parte superior de la caja. La franja intermedia de la caja es la mediana, que deja por encima y por debajo al 50% de las secciones censales. Por último, el bigote superior indica el 25% de las secciones censales con mayor renta mediana. Los puntos aislados se refieren a los casos extremos que se distancian mucho en función de la distancia del 50% central. Los municipios están ordenados por la amplitud de la caja, el rango intercuartílico, indicando así como de distantes son las rentas del 50% central. Así, vemos cómo los municipios con mayor desigualdad en el 50% central son Alcobendas, Madrid y Las Rozas. Con menor desigualdad encontramos Arganda del Rey, Móstoles y Fuenlabrada.

Este otro gráfico muestra la relación entre la renta mediana de los municipios (en el eje horizontal) y la desigualdad, entendida como la diferencia en euros entre la mayor mediana y la menor de cada municipio (eje vertical). Así, la desigualdad va aumentando según aumenta la renta hasta que llegado a cierto nivel, superando los 20.000 euros de renta mediana, la desigualdad se estabiliza sobre los 25.000 euros de diferencia entre secciones.
En la franja gris se encuentran la mayoría de los municipios dentro de esa tendencia general. Sin embargo, vemos cómo algunos municipios se salen de esa corriente. En la parte superior del gráfico están los municipios con mayor desigualdad a la esperable según la renta mediana: Madrid y Alcalá de Henares. En la parte inferior, al contrario, se encuentran los municipios que muestran menor desigualdad. Así, encontramos Pinto, Valdemoro, Colmenar Viejo y Rivas, siendo el municipio ripense el municipio con menor desigualdad con mayor renta.

Nadie se hace rico trabajando
Vamos a continuar analizando los datos que nos ofrece la Agencia Tributaria respecto al origen de los ingresos. Estos ingresos pueden ser de las rentas del trabajo, del capital mobiliario, de bienes inmuebles, de actividades económicas u otras. Si tenemos en cuenta el porcentaje que suponen las rentas del trabajo respecto al total de los ingresos, vemos cómo en la mayoría de los municipios estas rentas tienen un importante peso, desde el 91% en Fuenlabrada hasta el 80% de Las Rozas. Por debajo del 80% encontramos cinco municipios: Majadahonda, Madrid, Boadilla del Monte, Pozuelo de Alarcón y Alcobendas, no llegando éste último al 65% de peso de las rentas del trabajo.

Si ponemos en relación la proporción de ingresos del trabajo con la renta media de los municipios, nos encontramos un gráfico que podría denominarse como la definición gráfica del refrán “Nadie se hace rico trabajando”, dado que nos muestra que cuantos mayores son los ingresos menos se explican por el trabajo. Así, nos encontramos con tres grupos de municipios. El primero de ellos con la mayoría de los municipios con rentas menores de 27.000 euros e ingresos del trabajo por encima del 87%. Un segundo grupo compuesto por Rivas Vaciamadrid, Colmenar Viejo y San Sebastián de los Reyes con rentas inferiores a 30.000 euros y una proporción de rentas del trabajo sobre el 85%. Por último, un tercer grupo con los municipios de más renta y menor proporción de los ingresos derivados del trabajo.

Respecto al peso de las rentas del trabajo sobre el total de las rentas, calculado en esta ocasión como el rendimiento neto de las rentas del trabajo entre la base imponible general, vemos cómo éste se comporta de forma diferente incluso en los tramos de renta inferiores. Es decir, las rentas inferiores de Pozuelo, Majadahonda, Las Rozas y Boadilla también se ven afectadas por la dinámica general del municipio, al recibir hasta el 30% de sus ingresos por vías ajenas al trabajo.

Hijos e hijas declaradas
La estadística que nos ofrece la Agencia Tributaria también nos indica los hijos e hijas declaradas. Así, en los dos siguientes gráficos vemos la proporción de declaraciones presentadas que incluyen hijas e hijos, entre el 55% de Boadilla y el 31% de Madrid y, sobre esas declaraciones con hijas e hijos, el número declarado, entre 1.92 en Pozuelo y 1.53 en Coslada. Si nos fijamos con detalle, los primeros puestos de la proporción de declaraciones es variada dado que incluye a municipios de altas y de bajas. Rivas se encuentra en el quinto puesto. Sin embargo, si vemos el número de hijos e hijas medias sí que nos encontramos una mayor relación entre el número de hijas e hijos y la renta, de modo que declaran mayor número de menores en los municipios con más renta. Las familias de Rivas declararon 1.65 hijas e hijos de media.

Afiliación a sindicatos

En el siguiente gráfico vemos cómo Rivas es el 2º municipio madrileño con mayor afiliación a un sindicato tras Aranjuez. Con las menores tasas, por debajo del 10% nos encontramos a cuatro de los municipios con mayor renta Pozuelo de Alarcón, Majadahonda, Alcobendas y Las Rozas. Sin mostrar una relación absoluta, sí que podemos apreciar cómo los municipios que no viven mayoritariamente de las rentas del trabajo muestran la menor afiliación. Por otro lado, entre los municipios trabajadores, las mayores rentas parecen correlacionar con una mayor afiliación sindical, aún estando las afiliaciones por debajo de lo deseable.

En conclusión, ¿es Rivas Vaciamadrid un municipio “de ricos”? No. Rivas Vaciamadrid es un municipio de hombres y mujeres trabajadoras. Con mayor igualdad, o menor desigualdad, que el resto de las ciudades trabajadores de la Comunidad de Madrid y, por supuesto, nuestros ingresos, aunque mayores que los de nuestro entorno, provienen de nuestras rentas del trabajo.

Nota metodológica
Para el presente estudio se han usado los datos que publica la Agencia Tributaria sobre el IRPF por municipios (https://sede.agenciatributaria.gob.es/AEAT/Contenidos_Comunes/La_Agencia_Tributaria/Estadisticas/Publicaciones/sites/irpfmunicipios_ccaa/2019/jrubik63df033cd35914dc753ea59aac9d3c85729ecf0c.html ) . Los datos relacionados con las secciones censales son los obtenidos en el INE, en el Atlas de distribución de renta de los hogares (https://ine.es/experimental/atlas/experimental_atlas.htm). En ambos casos, se han analizado los datos de los municipios madrileños de más de 50.000 habitantes.
Estos datos, al tratarse de información contenida en las declaraciones de dicho impuesto, sólo incluye la información de la población que se ve afectada por las declaraciones. Podría deducirse que el porcentaje no incluido se trate de población con ingresos inferiores a 14.000 euros, exentos de declaración, o sus familiares a cargo. Se ha realizado el cálculo de las personas afectadas por esta estadística (declarantes y familiares a cargo) y obtenemos como valor límite inferior que para Parla sólo estamos evaluando al 80% de la población. En el extremo superior nos encontramos la anomalía en Pozuelo, Las Rozas, Rivas y Boadilla de que se cubre más del 100% de la población empadronada. Esto puede deberse, sin realizar un examen exhaustivo de las causas, a diferencias entre el domicilio de residencia y el fiscal o a errores a la hora de asignar a los hijos e hijas en el mismo domicilio que la persona declarante, cuando no tiene por qué ser así en la totalidad de los casos.

Respecto a por qué es mejor el análisis de la mediana que el de la media, brevemente hay que destacar que, aunque la media sea el dato que más se aproxima a todos los datos analizados y el que más estamos acostumbrados a ver en la prensa, la media es de los estadísticos llamados “no robustos” porque se ve afectados por los datos extremos. En este caso concreto, por poner ejemplos recientes, si un futbolista que cobra 5 millones de euros se muda a una ciudad de 30.000 habitantes, la renta media subiría de forma automática en 166 euros per cápita. Sin embargo, la mediana, que da el resultado que deja debajo de sí al 50% de la población (y por encima al otro 50%), apenas se vería afectada por la entrada de un nuevo vecino. Para completar la información, os recomendamos este hilo de Javier Álvarez Liébana https://twitter.com/DadosdeLaplace/status/1410661626957778950