Crónica del pleno municipal ordinario del 28 de mayo de 2020

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Todas

En este Pleno Municipal de mayo de 2020, celebrado telemáticamente, se ha comenzado con un minuto de silencio por el fallecimiento de nuestras vecinas y vecinos por COVID-19, dentro del luto oficial declarado por el Gobierno.

En primer lugar se ha informado al Pleno de las renuncias de los concejales Omar Anguita (PSOE) y Mario González (C´s). En un pleno posterior, cuando la Junta Electoral haya tramitado el cambio, tomarán posesión de sus cargos los nuevos concejales de cada organización.

Ayudar a los comercios, un objetivo común

Se ha aprobado por unanimidad la modificación de la Ordenanza Fiscal que permite que los comercios no tengan que abonar este año la tasa de terrazas, tal y como se anunció desde el gobierno en abril, junto a una línea de subvenciones específica para la tasa administrativa. Esta medida, junto al resto de medidas que se anunciaron en el anterior pleno y nuevas que se podrán en marcha, permitirá que las empresas y emprendedores locales sufran lo menos posible los perjuicios económicos derivados de la crisis sanitaria que aún estamos viviendo.

Se ha aprobado con los votos a favor de IU-Equo-Más Madrid, Podemos, PSOE, C´s y la abstención de VOX y del PP el pago de seis millones doscientos mil euros de obligaciones pendientes, otorgando así liquidez inmediata entre proveedores. El pago se realiza a partir del remanente del ejercicio anterior y se corresponde más de la mitad al aplazamiento acordado del pago de las tasas del vertedero de Valdemingómez cuyas facturas emitidas por el Ayuntamiento de Madrid ha denunciado el ayuntamiento de Rivas por dudas sobre la veracidad de las mismas y un tercio son facturas de este año y de 2019.

Por último, se ha dado cuenta de la liquidación del presupuesto de 2019, que ha finalizado con un superávit de más de 12 millones de euros. Con más razón ante la crisis sanitaria y económica que estamos viviendo, seguimos solicitando que los ayuntamientos puedan usar su superávit, posibilidad que eliminó el Partido Popular cuando gobernaba con mayoría absoluta el Estado.